Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

sábado, 11 de julio de 2009

El Casco de Marboré, 3.006 m. Irene y Santi.

10 y 11 de julio de 2009


El casco de Marboré es uno de los mas bellos picos que se pueden realizar en Ordesa.

Aunque pensemos que su altitud le hace pequeño entre tantas cimas mucho más altas, es todo lo contrario: Su privilegiada situación le pone en un lugar inmejorable, y el recorrido de su ascensión es de una belleza sin igual.

Por si esto fuera poco, el itinerario es largo, duro y técnico por el paso de las Clavijas de Cotatuero, que era la opción elegida.

Dividimos la etapa en dos días, y aun así resultó larga y con mucho que contar.

Salimos el viernes día 10 a media tarde, con el tiempo justo para subir a Ordesa, cargar unas pesadísimas mochilas y ascender el circo de Cotatuero. Rebasamos las clavijas y acampamos en la parte superior, a unos 2.050 m. de altitud.
Al día siguiente completamos la aventura ascendiendo a la cima y descendiendo hasta el fondo del valle, en una lerga travesia que acumuló más de 1.700 m. de desnivel.





La imponente Cascada de Cotatuero y su ensordecedor ruido nos avisan que las clavijas ya están cerca, la tarde cae y hay prisas por pasarlas.







Nos metemos de lleno en ellas y a la faena.











Superadas éstas, nos encontramos en el circo superior, junto al llamado "Churro de Cotatuero", desde donde la cascada se descuelga al abismo. Un paraje sin igual en el Pirineo.







Aquí montamos la tienda, en un auténtico "pikolín" de trébol.





Y con vistas a las cascadas superiores, que carecen de nombre y que yo las he apodado "Cascadas del Paraíso", por su inigualable belleza en esta época del año.








Pasada la fría noche, emprendimos rumbo al Casco buscando la senda en estas rocas que forman una canal casi como un cañón de las Montañas Rocosas de las pelis.







En la parte superior encontramos multitud de flores, como las Edelweiss.










Y al fin, los llanos de Millaris, el contraste del verde prado con la roca y la nieve lo dice todo. La Brecha y el Casco presiden el fondo, ya vemos el objetivo pero falta mucho.









El pico del Descargador hace honor a su nombre.









Y la Brecha ni te digo. ¡Qué belleza!





Una trepada larga nos conduce al las puertas de la Gruta helada de Casteret, que visitamos.




Y nos plantamos en el pico de El Casco tras varios errores y una última cuesta muy dura.






Desde aquí las vistas son las más imponentes que se puedan tener: el Circo de Gavarnie, 1.600 metros más abajo, y su Cascada de 420 m. de altura, la mayor de Europa y la quinta del Mundo.










He aquí el Monte Perdido, y en primer plano La Torre de Marboré.




Y también El Taillón, sobre la misma Brecha de Rolando.






Ultimas vistas de la Brecha...




Dejamos atrás el Casco y los llanos




De nuevo un destrepe entre los Llanos de Millaris, comienza a afectarnos el cansancio.
Coincidimos con algunos sarrios.







Y nos encontramos de nuevo sobre el Circo de Cotatuero....



....en el que de nuevo disfrutamos de las Cascadas del Paraíso.




Descendiendo las Clavijas con ciertas dificultades




Finalizamos en la Pradera de Ordesa. Uno de los mejores días montañeros de mi vida, sin duda.



1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho la crónica. No conocía que encima de las clavijas de cotatuero estuviera este lugar tan precioso... Desde siempre, el Valle de Ordesa ha sido para mí uno de los lugares más bellos del Pirineo!
    Os lo debisteis pasar de PM; el sitio parece una de las mejores alternativas de esta zona de los Pirineos!

    ResponderEliminar

Haz un comentario a esta entrada