Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

jueves, 23 de octubre de 2014

Senda de los Cazadores, Ordesa

Lunes, 13 de Octubre de 2014

RUTA:  Pradera de Ordesa, Senda de los Cazadores, Faja Pelay, Cascada Cola de Caballo, Gradas de Soaso, Cascada del Estrecho, Cascada de la Cueva, bosque y Pradera de Ordesa. 

Hoy vamos a realizar una de las más bellas rutas de senderismo "avanzado" de toda España, en especial en ésta época que es cuando el recorrido adquiere toda su grandeza, debido a los colores otoñales que hacen famoso a éste valle en medio mundo.




Nunca he encontrado una explicación al porqué en este rincón del Pirineo el otoño es mejor que en otros lugares. El colorido de las hojas de los árboles siempre es bello estés donde estés, entonces ... ¿Qué tiene Ordesa?
De verdad que no lo sé.  Desconozco porqué siempre que vuelvo, me siento embriagado por la increíble belleza de este valle, que se multiplica hasta el infinito en otoño.
Verde en los abetos y pinos, rojo en los arces y serbales, amarillo en los abedules, tostados de distintas tonalidades en los hayedos.... y según la altitud a la que nos encontremos, el cambio de color es mayor o menor. Toda una paleta de colores pastel bajo unas inmensas murallas de caliza.

La magnitud del viejo bosque de Ordesa, que posee árboles de enorme tamaño alternando con bosque joven allí donde las rocas o aludes han derribado ejemplares mayores, produce también esa regeneradora alternancia varietal o la llamada biodiversidad.

Quizá sea suficiente, una vez más, con repasar cada rincón y dejarse llevar....
Uffff, que maravilla. Ordesa es mi valle favorito. ¿Se nota?

ACCESO: Desde Monzón (Huesca) viajaremos hacia Aínsa, de allí por la N-260 hacia Boltaña, Broto y por carretera local hacia Torla. De allí se continua la carretera que salvará el río Ara por el Puente de los Navarros, y continúa hasta la Pradera de Ordesa. En total 115 k. hasta Torla, 8,7 k. más hasta La Pradera. Unas dos horas de coche.  

En verano hay un servicio de autobuses que también suele funcionar en el puente del Pilar, pero éste año 2014 , por falta de acuerdo entre los gestores del Parque y la empresa de autobuses, podremos subir en coche particular hasta la misma Pradera. 


En Broto encuentro el río casi desbordado, se ha pasado varios días lloviendo y aún no ha terminado. 



La cascada del Sorrosal, espectacular. 



Mañana del 13 de Octubre. 
Antes de entrar en el Parque Nacional, ya se intuye que el día no va a ser bueno. Mucha niebla, o mejor dicho brumas, pero por si acaso ya que estoy aquí, habrá que intentar hacer la senda. 



Pradera de Ordesa, y el Tozal del Mallo. Parece que clarea el cielo, pero no. Enseguida algunas gotas de lluvia amenazan con arruinar el día. 




8,40 h. - Desde la Pradera de Ordesa (1.330 m) junto a la caseta de los forestales sita al final del aparcamiento, tomamos el camino que sale a la derecha y cruzamos el rio Arazas por un bonito puente de madera, pasado el cual encontraremos indicación de la Senda de los Cazadotres.






Las recientes lluvias han encharcado muchos tramos de senda, de hecho el camino principal del valle estaba cerrado, quizá el barranco de Cotatuero se hubiera desbordado. 




El camino empieza a ganar altura serpenteando, atravesando un frondoso bosque. La pendiente es pronunciada y el desnivel a salvar es de aproximadamente 600 metros sin descanso alguno.




Hay setas por todas partes.



En algún claro, se puede ver la Cascada de Cotatuero (220 m. de altura).  Baja con un caudal tremendo.



Éste hermoso abeto viene a ser la mitad del recorrido hasta el mirador.








Saliendo ya del bosque, viendo las murallas verticales de la Punta Acuta, la senda da un brusco giro  a la izquierda. 





Se va viendo el valle desde el alto, aunque las nubes tapan las magnificas vistas hacia el Tendeñera. Que penita, pena.






10,40 h. - Finalmente llegaré al Mirador de Calcilarruego (1.900 m.), desde el que tenemos unas esplendidas vistas sobre el Valle de Ordesa y sobre el Circo de Cotatuero. En él hay un pequeño refugio, que puede servirnos en cualquier emergencia.  Allí me refugio de la lluvia y paro 20 minutos a comer. 










Desde éste extraordinario mirador comenzará la Faja Pelay, una estrecha senda entre el acantilado superior y el inferior, que sin apenas desnivel se dirige al fondo del valle. 
Este caminito es muy peligroso en invierno y primavera cuando la nieve o el hielo cubren las diversas canales o barranqueras, haciendo que sea casi imposible pasar. 




Pero en verano y en otoño... Ésto es una pasada. 




Se nota que el otoño viene con retraso, pues todavía no ha cambiado del todo el color. 





Pese a la ligera llovizna, se puede disfrutar de un ambiente fabuloso. 





Preciosa seta, pero creo que venenosa. 





Los pelados troncos del abedul le distinguen de otras especies. 



El hayedo todavía está algo verde, pero es precioso. 




Caen cascadas donde no las había hace unos días.




Algunas son como ríos.






Poco a poco desciendo al Circo de Soaso, donde se encuentra una de las joyas del Parque, la Cascada Cola de Caballo. 



Atrás queda el Valle, y la Faja de Pelay.



14,30 h. - Cascada Cola de Caballo, muy caudalosa y hermosa. Es un poco tarde y sigue cayendo algunas gotas de luvia, hecho que ha significado que hace poco rato se ha ido casi todo el mundo. Es una suerte poder fotografiar esta maravilla desde tan cerca sin un numeroso grupo de turistas a sus pies. 









Me lo he pasado bién haciendo fotos, ji ji ji. 
Más de una hora haciendo de japonés. 


El camino de regreso es cómodo, en algunos casos empedrado.  
Una riada el año pasado casi se lo lleva. 



Las nubes se apartan un poco para dejar ver la nieve caída en el Monte Perdido. 
¡Casi se ve la cima!




La pista desciende por el fondo del valle, en dirección a las famosas y espectaculares Gradas de Soaso. Hay cursos de agua por doquier.




¡¡Bajan tan caudalosas, que hacen un ruido ensordecedor!!







¡Que maravilla!! Cómo me mola estar aquí.






Éste año, al revés que otros, está más tostado el fondo del valle. Cosas de la inversión térmica. 






¡Qué colores!





Un poco de atención y descubriremos este magnífico rincón bajo el hayedo. Mucho cuidado porque la roca húmeda junto al río resbala muchísimo. 








Vamos descendiendo siguiendo la pista atravesando un frondoso bosque de hayas. Es un lugar donde crees estar sumido en un sueño maravilloso, del cual no quieres despertar. 








Llegaremos a un punto en el que la pista se divide en dos. Ambos caminos nos llevarán a nuestro destino, siendo el de la izquierda (al principio sendero) el que baja hacia las cascadas del Estrecho. 
No se si se puede hacer una calificación de estos saltos de agua cuando el caudal es tan intenso.  Es abrumador. 




El poderío del agua excava día a día sin cesar la roca caliza y transforma el paisaje. 



Seguimos la senda de un mirador a otro hasta llegar a esta joya. 
Cascada de La Cueva



Una vez visitados estos saltos de agua, enlazamos con la pista que nos conducirá hacia la Pradera, por la margen izquierda. Cruzamos un puente desde el que, apoyado en la barandilla, hice esta foto. 


  
El camino discurre bajo un frondoso bosque, donde anochece rápidamente.  
Hago las últimas fotos sin dejar de pensar que no quiero irme de aquí. 



Casi al final está la roca de las Siete Faus, bueno esta foto es de otra excursión porque era ya de noche... hermoso éste lugar situado entre otras hayas gigantes donde el capricho de la naturaleza nos ha dejado un regalo más, y van....





Hasta siempre, Ordesa. 
Volveré a verte. 


Enlace al track de GPS:  Click Aquí.

Distancia recorrida:  19,81 km.  Desnivel acumulado: 839 m. 
Dificultad técnica:  Moderado (senderismo) por la distancia.
Duración: 11 horas (lo habitual son unas 8 - 9 horas)

© Santialpino Todos los derechos reservados


7 comentarios:

  1. Madre mía que cantidad de agua, el valle de Ordesa es único, y en otoño es difícil de describir tanta belleza. Haber si este domingo se anima mi mujer, aunque estás distancias y desniveles le vienen un poco grandes. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo, podéis subir solo a las cascadas por el camino principal del valle. Es precioso y también puedes disfrutar del colorido otoñal. Ánimo!! Un saludo.

      Eliminar
    2. Es la opción que estoy barajando, o eso, o irnos al Moncayo.

      Eliminar
  2. Que maravilloso es Ordesa en otoño!! Su belleza nos sobrecoge y nos llena el alma de gran felicidad!!. Gracias por compartir tu excursión y tus fotos!!

    ResponderEliminar
  3. Cómo puede juntarse tanta belleza en Ordesa? No he visto una cosa igual!! Se nota que soy fan de Ordesa como tú, verdad?
    Mira que he estado veces...pero veo tus fotos y está claro que tengo que sacar hueco y volver de nuevo este año a ver el otoñó. A ver si ahora que tengo unos días de vacaciones se deja caer...
    Un abrazo majo!

    ResponderEliminar
  4. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de rutas o para los lectores de tu web (bellísimas fotos del lugar más bonito de España), tengo publicado el siguiente blog:
    plantararboles.blogspot.com.es
    Se trata de una manual breve y sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
  5. Gracias José Luis. A mí me encanta plantar árboles, lo hago de vez en cuando. Saludos.

    ResponderEliminar

Haz un comentario a esta entrada