Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

lunes, 15 de diciembre de 2014

Ermitas Románicas del Serrablo

Fecha real: 31 de Octubre de 2014




Hoy os voy a relatar una excursión muy distinta a las que venía presentando en este blog.
No se trata de darse una calcetinada, así que quizá a los menos andadores o andadoras les venga muy pero que muy bien pasar un día de esta guisa.

Se trata de recorrer en coche toda una serie de ermitas románicas por la comarca oscense del Serrablo, ya os aviso que es una experiencia magnífica, sorprendente y muy cultural.

Voy a poner como punto de referencia la capital Huesca, pero atención que viajaremos atrás en el tiempo, una buena pila de años.

ACCESO: de Huesca, tomamos la Autovía A-23 en dirección a Sabiñánigo. Subimos el puerto de Montrepós, actualmente en obras (Autovía sin acabar) y a continuación lo descendemos. Cuando crucemos el puente sobre el río Guarga, desviaremos a la derecha (Antigua carretera a Boltaña, A-1604), paramos allí mismo y ponemos nuestro cuenta kilómetros a cero.



La Ruta de las Iglesias de Serrablo recorre un total de 14 iglesias ó ermitas con características singulares construidas en los s.X y XI y situadas en la vertiente izquierda del rio Gállego (en su mayoría junto a la vía romana que comunicaba Huesca con el Valle de Tena). 
Hoy visitaremos nueve de ellas, en concreto las de San Martín de Ordovés, San Pedro de Lasieso, San Andrés de Satué, San Pedro de Lárrede, Ermita de San Juan de Busa, San Martín de Oliván, Santa Eulalia de Orós Bajo, San Esteban de Orós Alto y, finalmente, la de San Bartolomé de Gavín. 

"Esta visita nos permitirá visitar unos paisajes llenos de encanto y tranquilidad. Las iglesias románicas del Serrablo son un grupo de iglesias medievales que presentan unas peculiaridades artísticas bastante singulares, siendo objeto de controversia y admiración en el mundo de los estudiosos del arte. Mozárabes para unos, románicas para otros, la iglesia serrablesa suele presentar planta rectangular de pequeñas dimensiones terminada en ábside semicircular o rectangular y con la presencia de una esbelta torre-campanario. Su exterior no presenta grandes vanos siendo lo más peculiar el ábside con una curiosa combinación de dos elementos claramente decorativos: el friso de baquetones y las arcuaciones murales ciegas."

Hecho éste pequeño apéndice, a partir del momento que comience nuestra excursión nos tendremos que dejar llevar, leyendo los carteles donde los haya, entrando en aquellas iglesias donde sea posible y disfrutar, quizá tanto como en las mejores excursiones montañeras, y os aseguro que más de uno ó una se va a quedar atónito/a entre tanto arte y tanta belleza.  



Km. 0:  Puende del río Guarga. 
Se puede ver el nuevo - futuro puente de la Autovía A-23, pasamos por debajo del mismo.  




Km. 5: Después de desviarnos de la carretera de Boltaña, llegamos a San Martín de Ordovés. 
Son cuatro casas....


¡Y una iglesia muy coqueta! 



Situada en un paraje imposible de describir....


Fue construida en el siglo XI y su edificio sobresale por su sencillez.  En el interior se encontraban unas pinturas de estilo gótico, que actualmente se pueden contemplar en el Museo Diocesano de Jaca. Como sustituto, en el templo se puede ver la reproducción fotográfica de esas pinturas. 


Recuerdos del pasado en las casas de esta localidad



Entraré dentro ya que está abierta. 
La nave del templo es rectangular y cuenta con un ábside semicircular, como es característico en este conjunto arquitectónico.




Admirando la curiosa nave de madera y piedra. 



Regresaré por la misma carretera, hasta la carretera N-330, tomando dirección Sabiñánigo.... hasta Hostal de Ipiés (14,4 k.) desviando a la izquierda hacia el pueblo de Lasieso (18,7 k.) (Cuesta un poco encontrar esta localidad por la carencia de carteles informativos...)


Enorme sorpresa al ver la Iglesia de San Pedro, a la que no pude entrar. 
En casa de un vecino tienen la llave, pero había salido a andar un poco.... así que me quedé con las ganas.  


Fue construida en el siglo XI y la conforman dos iglesias con nave rectangular y ábside semicircular unidas a través de una puerta. La torre cuenta con decoraciones con friso de baquetones en la parte superior y ventanas de dos arquillos en el segundo piso y de tres arquillos en el tercero. 

A cambio de no poder entrar, andando un poco por una pista al sur, justo en la última casa del pueblo a la izquierda algo escondidas en un patio hay unas necrópolis del S.X que, al estar en la calle, sí he podido contemplar.  




Dejaré Lárrede,  volviendo hasta Hostal de Ipiés y continuo dirección Sabiñánigo. 
A mitad de variante de la capital serrablesa, justo pasar el cruce a Fiscal, está el desvío a la carretera local de Lárrede (k. 37,7 del total) que tendremos que recorrer con paciencia (es un poco complejo aclararse) hasta el desvío al pueblo de Satué. 
La empinada calle principal de ésta localidad acaba en la iglesia, pero no podemos obviar esta casita a la derecha... qué delicia. 



La iglesia, en la parte más alta de la localidad, es realmente imponente. 




¡¡Pero qué belleza!!



Esta iglesia es del siglo XI. Sufrió grandes desperfectos durante la Guerra Civil y fue reconstruida por la Asociación de Amigos del Serrablo en la década de los 70.
De la iglesia original se conservó el ábside, considerado como el más perfecto junto con el de la iglesia de San Pedro de Lárrede. Cuenta con una bóveda de horno, friso de baquetones entre dos cordones bajo el tejado y siete arcuaciones murales.

Por dentro este monumento no desmerece nada. 





¡Incluso la llave es bonita!  podéis pedirla en una casa del pueblo, os la dejarán. 




Hecha la visita a la iglesia, me encaminaré al lavadero del pueblo. 




Ya he disfrutado de Satué lo suficiente, ahora quiero más, y más.... 

Circulando por la misma carretera pasaré por una especie de collado, y en la bajada justo en una pronunciada curva existe un mirador con cartel informativo: Se trata de una panorámica al valle del río Gállego, donde un glaciar hace miles de años cubría por completo el amplísimo llano de enfrente. 



Increible, ¿no? Todo este enorme cauce era un glaciar.



Si seguís la carretera hasta el fondo del valle....  llegaréis a la "Joya de la Corona" (km. 42)  

Se trata de la iglesia de San Pedro de Lárrede, quizá la más bella, señorial y mejor conservada, también la más representativa de este conjunto arquitectónico . La pena que no pude ver su interior, es cuestión de ir a las horas de visita o de misas. 



Cuenta con una planta de cruz latina, única de todo este grupo, con una nave rectangular y dos capillas laterales con techo más bajo. La torre-campanario es de una gran belleza y da un toque distintivo respecto a los demás templos. 

En su parte alta cuenta con un precioso ventanal en cada uno de sus lados, que permiten una bonita vista al valle del Gállego. 



Lo dicho, las casas alrededor no desmerecen nada. En la localidad podemos visitar también Casa Isábal, edificio del siglo XVIII en la que destaca su patio de cantos rodados.




Doy la vuelta a la iglesia, que me gusta verla por todos los lados.





Un gran torreón, ¡¡¡Sí Señor!!! 





A los casi 44 k., prestad atención..... un pequeño caminito a la derecha, y tendremos ante nuestros ojos la ermita de San Juan de Busa. 
Es sorprendente ver una joya del románico en mitad de un prado, como si fuera una hermosa flor pétrea.  



Esta preciosidad de edificio fue construido entre los siglos X y XI y destaca por ser un templo que no llegó a acabarse y que todavía se conserva en su estado original. Además, es la única que cuenta con figuras esculpidas. 
La nave es rectangular con ábside semicircular, pero sin bóveda de horno. No cuenta con torre- campanario, pero da igual jejeje.




Que maravillaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!





¡¡¡ Hasta siempre, San Juan de Busa !!!




Jolin, después de ésto ya no se que más bonito puedo encontrar.

A todo esto que parada aquí parada allí, se me ha hecho la hora de comer. 
Senegüe es un buen lugar, he pedido una botella de Enate Crianza, que vino más bueno (Eh, que no me la he bebido toda!!). Y la comida, de menú pero estupenda. No te ponen mucha cantidad, pero para mí mas que suficiente porque no voy a echar siesta con tantas cosas bonitas por ver. 
Si quereis comer a la carta, mejor al final de la visita!  ¡¡ jejeje!!

Y.... a continuar viendo iglesias. 

Kilómetro 48, San Martín de Oliván. Curioso pueblo, curiosa iglesia por fuera....




Y por dentro!!! pues sus dos naves están divididas por un arco enorme. 



Esta bonita iglesia fue construida entre los siglos X y XI, al igual que el resto de templos pertenecientes a este estilo. Cuenta con dos naves, aunque una de ellas fue construida en el siglo XVII.  La original tiene un ábside semicircular cubierto con una bóveda de horno. El exterior está decorado con un friso de baquetones, siete arcuaciones y tres ventanas de medio punto.


Sencillamente, una delicia de arquitectura. 




Bellísimo conjunto monumental, curiosamente más llamativas las tumbas recién engalanadas para Todos los Santos. 





Venga, a continuar que se hace tarde y el día es corto. 
Siguiente parada: km 51,8, en el pueblo de Orós Bajo. 



La iglesia está apartada, tendré que acercarme andando entre muros de piedra. 





Tampoco se puede entrar, que pena no tener la llave.  

La construcción de la iglesia es la más tardía de las comentadas en esta ruta: fue levantada entre los siglos XI y XII. La parte exterior del ábside cuenta con contrafuertes en la unión con la nave y con siete elaboradas arcadas murales.
No le veo el friso por ninguna parte.







A continuacion pasaré por el pueblo de Orós Alto. 
Llevo ya 53,8 km. y la tarde se está desvaneciendo. 



Esta iglesia es muy distinta, tanto el campanario como el cabecero son diferentes a las demás. 




Totalmente distinta, pero igual de antigua. ¿Cómo debe ser su interior?. 




Bonita puerta




Tan solo me falta una ermita por ver: pasado Biescas, desvío al puerto de Cotefablo por la N-260, pasando el túnel de Gavín (estrechito, jejeje) y poco despues veréis una pista asfaltada hacia la izquierda. 
Hay carteles de sobras, porque vamos a visitar una iglesia muy muy antigua!!

Km. 63,1. Iglesia de San Bartolomé de Gavín, enclavada en un hermoso lugar fuera del núcleo urbano, en una ladera sobre la confluencia de los barrancos de San Bartolomé y Artica. 
Se ha hecho de noche y no puedo contemplarla a plena luz, buena excusa para regresar. 

Fue construida entre los siglos X y XI y de él sobresale su torre- campanario, el cual se conserva en su estado original. Está decorada con friso de baquetones y cuenta con ventanas con tres arcos de herradura.  En su parte inferior aparecen dos rosetas en cada uno de sus lados, elementos diferentes al resto del conjunto de las Iglesias del Serrablo.


Para mí, está exquisitamente decorada, y pendiente de una nueva visita para disfrutar mejor de toda su belleza, de su increíble antigüedad y también ¡¡¡de las montañas del entorno!!!



En total, hasta el inicio en el río Guarga, habremos recorrido unos 100 k.
Faltan por contabilizar los recorridos desde y hasta la Capital Oscense, y el trayecto hasta Senegüé para comer, que también he quitado del track.
Ya echaréis cuentas, ya.

Bueno, pues aquí os dejo este reportaje para que veáis que, en el Serrablo, hay una verdadera colección de joyas del románico - mozárabe que merecen algo más que una visita.

¡Que podáis disfrutarlos!



Enlace al track de GPS:  Clic Aquí

Distancia recorrida: 100 k. desde el puente del río Guarga.
Tiempo: aproximado, incluyendo la parada a comer: 9 horas 18 minutos


6 comentarios:

  1. Tomo nota, pues hace días que pienso en ellas puesto que me encanta ese estilo. ¿La de Susín no es de este estilo? Ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Chabier, pues no lo sé porque para mí ha sido todo un descubrimiento ésto de las ermitas, pero según leo en la página del románico aragonés, toda la cabecera de la iglesia es de esa misma época y estilo, la otra parte de la iglesia fue reconstruida pero eso no le quita su autenticidad ya que otras de las iglesias románico - mozárabes del Serrablo también han sido reconstruidas. Tomo nota para visitarla, que con tanto patrimonio que tenemos vale la pena verlo, conocerlo y disfrutarlo.
    Gracias por tus ánimos, ya se sabe que a veces la salud no nos acompaña y esta vez me ha tocado a mí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La de Susín, que te comenta Chavier, une a la belleza del edificio la del resto del pueblo ahora casi despoblado y el precioso paseo de una media hora desde Oliván entre bojes y quejigos; la de Otal, en el mismo estilo, también merece la pena visitarla en un paseo un poco más largo pero también precioso desde la salida del túnel de Cotefablo hasta el collado del Pelopín y después el descenso hasta la aldea casi en ruinas entre bancales de piedra. Estupendo reportaje y que sigas descubriendo y maravillándote con nuestros paisajes y nuestras viejas piedras.
    J.B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias J.B., ten por seguro que volveré a ver mas cosas, porque me lo pasé "de perlas" Un abrazo.

      Eliminar
  4. Venga Santi sube fotos de alguna ruta idilica tuya que hace mucho tiempo que no subes nada nuevo!! un saludo

    ResponderEliminar
  5. Es una ruta muy bonita, super interesante mezclar cultura con naturaleza, no conocia estas ermitas pero me parecen fantasticas y se ven muy bien conservadas y nos obsequias con muchos preciosos detalles. Saludos. Cris

    ResponderEliminar

Haz un comentario a esta entrada