Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

miércoles, 14 de julio de 2010

Cresta del Sabre, 3.136 m.

Miércoles, 14 de Julio de 2010
Es agradable recibir un mensaje casi precipitado, para hacer una nueva salida a la montaña.
Irene me pedía dónde podíamos ir, le propuse tres rutas y eligió la mas dura.
Le advertí que subiría hasta donde me lo permitan las fuerzas, pues todavía no puedo decir que esté a tope. Quedamos así, madrugamos y Plan para Plan.
La cresta del Sabre se inicia desde Viadós, a 1.740 m. tomando una senda al Norte y ascendiendo primero por el bosque y saliendo a unos prados, donde se sube sin descanso.
La mañana amaneció limpia, bueno unas nubes altas de adorno.


Los picos de Culfreda asoman, el CMM los subirá este finde.




Ya vemos el Bachimala, con la cresta del Sabre a la derecha.



Cerca del collado de la Señal de Viadós



Desde el collado ascendemos por esta loma, que luego se estrecha.



Los Eristes emergen muy bellos.





Vistas atrás.





La cresta de repente se cierra con un gran muro de roca.





Lo ascendemos sin problemas, pero con atención.










Y mucho antes de lo esperado alcanzamos la cresta cimera. El viento sopla a ráfagas muy fuertes, falta muy poco pero asustan los golpes de aire y decidimos continuar sin mochilas.
Unos metros por la cresta y nos damos la vuelta, a 3.100 m.
Un golpe de aire nos podría tirar al vacío, además se puso niebla.




Foto de ante-cima.




Descendemos con mayores precauciones, pero sin apuros.








Y en este punto, bajado el "muro", viramos a la derecha para bajar por la pedrera. Antes hicimos un largo descanso para comer a resguardo del viento.




El Posets, grandioso.





Y las Bordas de Viadós, bucólico ¿no?







Resumiendo fue un buen día, no pisamos cima pero lo importante no es hacer pico sino disfrutar del día, quizá si hubieramos subido más hubieramos pasado un mal rato.
De regreso tuvimos tiempo de comer en el Camping de Viados, visitar el puente de los Pecadores de San Juan de Plan, y bañarnos en el Cinca en unas pozas.

1 comentario:

  1. esa no es la arista del sabre propiamente dicha

    ResponderEliminar

Haz un comentario a esta entrada