Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

sábado, 23 de junio de 2012

Mont Caro, 1.447 m. Techo de Tarragona

Sábado, 23 de Junio de 2012

El Mont Caro desde les Fonts del Toscar.

Hoy es un día de los buenos, de los auténticos. Hace calor, he madrugado muchísimo para ser que estoy de vacaciones, me esperaba una hora y media de carretera y antes del amanecer estaba en Tortosa, desde donde se accede a las principales vias de ascenso de esta magnífica montaña.  

Los puertos de Tortosa-Beceite es un macizo montañoso situado a caballo entre las provincias de Tarragona (Cataluña), Teruel (Aragón), y Castellón (Comunidad Valenciana), que constituye el punto de encuentro de la Cordillera Prelitoral catalana con el Sistema Ibérico.
La zona se caracteriza por vegetación de pinares (pino negro y pino rojo), robledos y encinares además de un bosque de hayas (declarado reserva natural parcial). La orografía presenta multitud de barrancos, crestas y cimas, donde localizamos como especies animales a la mayor colonia de cabra hispánica de la Península, junto con otras especies como tejones, ginetas o aves de rapiña, y aparte también de una importante población de nutrias y buitres.
Su máxima altitud es el Mont Caro (Roquetes), de 1447 metros, que constituye la mayor altura de la provincia de Tarragona.
La parte catalana fue declarada parque natural en junio del año 2001 por la Generalidad de Cataluña. Su superficie de 35.110 ha (unas 16.000 son de la Reserva Nacional de Caza) le convierten en uno de los mayores parques naturales de Cataluña siendo el segundo con el que cuentan las Tierras del Ebro después del Delta del Ebro. (Fuente: Wikipedia)

Hecho este inciso, nos vamos a poner en faena: Existe una carretera que sube hasta la misma cima, poblada de antenas de telecomunicación y otras. Por supuesto todo montañero que se precie pone en sus ojos la ascensión por rutas más salvajes, y a eso voy yo.

ACCESO: Si viajamos desde Huesca ó Lérida por la C-12, en la primera rotonda al entrar en Tortosa tomamos a la derecha la carretera de Roquetes, que atravesaremos saliendo a la T-342, continuamos por ésta (dejando la señal de la carretera al Mont Caro) hasta el pueblo de Els Reguers, que también atravesaremos saliendo por la TV-3422 después de una pequeña confusión dentro del pueblo ya que es en sus callejuelas donde desaparece toda señalización, hasta aquí abundante.  Nos toca ahora seguir unos  km. de buena carretera hasta el desvío señalizado a El Toscar, por pista mal asfaltada y estrecha hasta aparcar junto a la Ermita de Santa Magdalena.

Amanece en el Toscar, no hay un alma ni por casualidad, parece que no es un lugar muy visitado...





Y eso que el lugar es precioso, el agua mana de la roca y se descuelga por el barranco. 





06,46 h. - Salida hacia el Sur, ascendiendo junto a unas casas bien cerradas, como si fueran usadas solo para el fin de semana. Estamos a unos 450 m.





Después de 45 minutos de fuerte ascensión por un sendero muy marcado y bello (GR-7.6) llego a lo que parece un collado, he superado 400 m. en muy poco tiempo, la previsión son unos 1000 m. de desnivel acumulado. Ahora recorreré una ladera muy boscosa sin perder altitud. 






Las vistas son inmejorables,  la de barrancos escondidos que hay poblados de espesos pinos y  carrascales, magnífica muestra del bosque mediterráneo más vigoroso. No se ve el Monte Caro, lo que me hace a la idea que la pateada va a ser curiosa. 






Se recorre a media ladera el Barranco Vall de La Figuera hasta cruzarlo en su parte alta, media hora sin ascender un metro hasta cambiar de ladera para ascender por el bosque de enfrente. La senda sigue perfecta y en ella sorprendí a un gran macho de Capra Hispánica, con toda su cornanemta. Su chillido, como si fuese un ave, me asustó hasta que me dí cuenta de qué bicho era. ¡Cómo corría! imposible hacerle una foto!. 


8,00 h., - Vall de la Figuera, 836 m. 




Los pinos echan raices donde pueden, y parece imposible que vivan ahí. 




De repente, en una pedrera, diviso a un km. de distancia una cabra, parece embarazada y le voy haciendo fotos utilizando el zoom hasta 70 aumentos, 35 ópticos. Está descansando al sol de la mañana, aún agradable. Menos mal, he podido sorprenderla gozando de un rato de relax. 






Sigo recorriendo senda y bosque durante mucho rato, ahora sí veo ya por fin el Mont Caro, a lo lejos, muy muy lejos.





08,45 h. 1050 m.- Llego a la urbanización de El Mascar, situada en la base del pico donde se encuentra el Refugio de El Caro. Una de las casas (Creo que se llama la Casa de Piedra) parece ser obra de un nostálgico de Gaudí, pues se ha entretenido en hacer diseños casi imposibles con el mortero y las piedras. 







Yo a lo mio, sigo un tramo de pista que va virando a la derecha hasta encontrar a la izquierda entre varias casas el desvío por un sendero hacia el "tubo". 




Por esa canal boscosa voy a subir a la cima, los últimos 300 m. serán divertidos, je je. 




Helechos  y otras muchas plantas dan frescor a estas laderas orientadas al Norte. 




Yo creía que el apodo de "El tubo" era una forma de llamar a la canal de ascenso, pero no. Veo que le llaman así por la existencia de un tubo que esconde cables de las antenas. En diversos tramos ha sido protegido con chapas, ya que el sol quema el plástico y lo descompone. 




Es una vía muy inclinada, pero ¿qué es eso para mí?
 ¡¡¡A esgarrapar!!!





Vista desde arriba....





Voy llegando al pico.




10,00 h. - Pico Mont Caro, 1.447 m.  TECHO DE TARRAGONA.




Como el vértice geodésico ha sido invadido por las instalaciones o casetas de las antenas, han hecho un mirador con una placa, símbolo de la cima. 





Las vistas adonde miremos son magníficas, montañas inmensas alrededor, y....




El Delta del Ebro, enterito. Que pasada.





La carretera de bajada de la cima serpentea por la ladera este.





Los Puertos de Tortosa - Beceite, "Els Ports" conforman una enorme sucesión de montañas, barrancos, crestas y bosques.





Un cuarto de hora y me voy para abajo, quiero llegar a comer al hotel. 



Hay unos pinos pequeños preciosos, como enanitos. 




Al llegar a la urbanización en poco mas de media hora, veo que voy muy bien de tiempo y decido regresar por el GR-7 auténtico, haciendo una circular. Paso junto al refugio del Caro, en plena naturaleza. 




Sigo una pista, bordeada de flores preciosas en algún punto, miro atrás y veo lo que he descendido pero no encuentro la senda que  tengo marcada en el GPS....







Recorrí unos prados muy bonitos, que invitaban a relajarse. Mas yo andaba buscando el camino casi impaciente ya que no estaba nada claro. 




Tomé otro camino que desciende al menos 200 m. de desnivel hacia el barranco de la "Cova Pintada" donde no encontré la senda  para descender directo al coche, estaba muy cerca, pero ¡es imposible destrepar una pared que había de casi 100 m.! (Y eso que hice varios pequeños destrepes por la barranquera)

Así que después de muchos intentos y de estar a punto de perderme entre los pinos, decidí volver sobre mis pasos. Un palo muy muy duro ya que había recorrido bastantes kilómetros, me escaseaba el agua que andaba racionando,  de modo que lo mejor era volver al Refugio a reponer. Mucha calor, mucho desnivel acumulado y ahora tener que subir de nuevo hasta las proximidades del pico....


Bueno, peor le fue a ésta víbora, que debió ser pisada por un todo terreno que pasó un rato antes. Qué pena. 







En total, pasé 5 horas inútiles por el monte (de las 11 a las 16,20 h.), donde ni el GPS me servía. 
Sólo la experiencia, intuición y la tranquilidad te pueden librar de un lío monumental, así que creo que lo mas prudente fue regresar sobre mis pasos a costa de no comer ni merendar en el hotel. 
Llegué al refugio exhausto, donde fui muy bien atendido por María, la guarda que cuida de las instalaciones y   cuya amabilidad merece nota aparte. 

Descansé un buen rato y me dí un buen remojón en la fuente. Ahora, ya sobre camino seguro, tocaba descender hacia el coche pacientemente, tanto que en una de mis muchas paradas sorprendí a esta cabra. Foto movida, pero es que a la mas mínima que hiciera el gesto de sacar la cámara se iba velozmente, así que hice lo que pude.   




El barranco de La Figuera, precioso al atardecer de regreso al coche. 





Una flor de Jara.




Y el último tramo de descenso. Por fin veo el lugar del que partí, llegando sobre las 17,50 h.. 




Pese a lo que pueda parecer, ha sido un magnífico día.

En total he recorrido 35,9 kilómetros, 2.033 m. de desnivel acumulado en ascenso, y 11 horas 20 minutos de duro caminar. 

El Monte Caro me ha salido.... eso, un poco caro. Pero os aseguro que ha sido "una buena compra."

 Vamos, que nunca lo olvidaré, puesto que una vez más he podido regresar a casa maravillado de tanta naturaleza que tenemos. 

Os espero en la próxima, el Peñagolosa de Castellón. 

Datos de la ascensión al Monte Caro restando el tramo de circular que no logré finalizar (ruta normal): 

Track del GPS:  CLIC AQUÍ

Distancia recorrida: 15,95 km 
Desnivel acumulado:1.095 m 
Dificultad técnica:  Modeado (Alpinismo)
Tiempo: 6 horas


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haz un comentario a esta entrada