Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

domingo, 10 de abril de 2011

Pico Robiñera, 3003 m.



Domingo, 10 de Abril de 2011

Pico Robiñera, 3.003 m. por el Valle de Chisagüés

Partimos seis personas divididos en tres grupos: Toño y Carmen de Binéfar, Lolo y Ale de Almunia de San Juan, Loren y Santi de Monzón. Los cuatro primeros subieron a dormir a las proximidades de Pietramula, al final del valle citado. 

Loren y yo, pues, tuvimos que madrugar mucho para unirnos a los que se adelantaron y encontramos la pista accesible hasta el final. El temor a que estuviese en mal estado por el reciente (y brusco) deshielo pronto se disipó y aún de noche echábamos un cafecito en el furgón de Toño y Carmen. 
Mochila en la espalda, partimos hacia mi primer tresmil del año a las siete menos diez de la madrugada, sin raquetas ya que vimos cómo las fuertes calores de esta semana han hecho mucho daño a la nieve pues ha desaparecido del fondo del valle, y más arriba es aconsejable el crampón. 



Pronto amanece y vemos la silueta del Añisclo y el Monte Perdido, que bella estampa.





Detrás vamos dejando el valle y vemos también las Marías, con los paredones de Pineta.




Las palas de nieve hacen su aparición y nos muestran su pendiente.




Pronto estamos en le Collado de las Puertas, llevamos solo una hora y media de marcha. Al fondo asoma imponente el macizo de La Munia.




Cruzamos al otro lado de barranco y afrontamos la pirámide magnífica del Robiñera. Lo normal es cruzar su base en busca de las laderas menos empinadas de la arista Este, pero Toño y Loren la toman por el centro.




Es toda una pirámide, la inclinación se hace fuerte y hay que estar acostumbrado para que no te tiemblen las piernas. La nieve está durilla pero no del todo, aún así se hace bién.




Nos vamos a la arista de la izquierda (oeste) y nos quitamos los crampones porque está sin nieve. Ligeras trepadillas (1º) y subimos a la arista cimera. Las vistas son espectaculares adonde quieras mirar.
Las tres sosores al fondo.




Al Norte el Pico Peña Blanca, bien blanco de nieve, al cual suben un gran número de esquiadores.




El Marboré y a su derecha el Gran Astazou, espectacular el balcón de Pineta.




Al Este, cascada de niebla sobre las cimas del valle de Barrosa, si no fuera por la calima... el calor comienza a hacerse notar.




El Robiñera en verano es de los tresmiles más fáciles, sin embargo en invernal la arista cimera puede tornarse complicadilla, aunque hoy se deja pasar muy bien. Eso sí, nos regala imágenes espectaculares y no paramos de hacer fotos. Y por favor, ponerse los crampones de nuevo, no es cuestión de jugársela a un resbalón.





Disfrutamos también con el macizo de La Munia, al noreste, en altitud sigue habiendo nieve.
Que recuerdos tan bellísimos cuando hice esa enorme cresta hace un par de años con mis amigos vascos Javier Anbotomendi  y Andrés Aguirre.





Foto de grupo en la cima, que bonita con el Monte Perdido de fondo.
Hemos llegado los primeros a las 9,40 h y los últimos a las 10,30.
Y más de una hora en el pico, al Sol.




Relajados nos comemos el bocata, hace sol y calor, reponemos líquidos, seguimos haciendo fotos y contando historietas...  son momentos muy dulces que no siempre se pueden permitir en lo alto, con el mundo a los piés.
Vemos un grupo de esquiadores que descienden del Pico Peña Blanca (2.905 m.), son muchos, unos 25, bajan muy juntos,




De repente, vemos algo que no estaba un minuto antes. ¿?  
 ¡Un alud!
El grupo de esquiadores se para, imagen que atemoriza, parece que un esquiador o varios han cortado una placa.








Dos personas buscan algo, parece que no es una persona..... porque pronto abandonan el lugar.
Milagro, no parece que cunda la alarma, que susto deben llevar.
De regreso a Bielsa nos lo contaron los esquiadores de primera mano... estaban tomando café en Parzán una pareja de los que esquiaban, nos contaron que bajando tan juntos cortaron la placa, un esquiador fue arrollado brutalmente, estuvo bajando con la nieve "nadando" en ella y logrando salir ileso.
Sólo perdió un esquí.
Es lo que buscaban sus compañeros.




Uff... nosotros volvimos por la bellísima cresta, bajamos despacio y separados, disfrutando de la montaña a la que subimos solos, completamente solos.





Descendimos de nuevo por la arista oeste, quita y pon crampones.




Alegría baja un tramo de unos 60º cara a la montaña, mucho cuidado pues la nieve está muy blanda e insegura.




Aquí la pendiente ya suaviza. De nuevo vamos por el centro de la pirámide, hubiese sido aconsejable tirarse a la arista Este más suave, pero nosotros bajamos más directos. No obstante aquí no se observaba riesgo de aludes porque quedaba poca nieve (muchas placas de roca a la vista)




Descanso en el Collado de las Puertas.





Dejamos atrás la bellísima Pirámide del Robiñera, cuya cima queda detrás del pico que vemos, pasando la arista antes reseñada.





Salimos al fin de la blandísima nieve, peligrosa porque cede a cada paso y puede producir un accidente al hundir una pierna en cualquier socavón.



Estamos llegando, y disfrutamos con la vista del Pico Comodoto y las bellísimas cascadas del valle.




Ha sido un día estupendo, hemos llegado a las dos de la tarde al coche, café en Parzán y para casa.

Esperamos que la gente que baja esquiando no hayan sufrido ningún daño. Y que todos aprendamos de estas cosas.

6 comentarios:

  1. Buen equipo, sí señor. Ya me hubiera gustado estar ahí con vosotros.
    ¡Enhorabuena! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Manuel. Haremos alguna de grande contigo, más que ésta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. como siempre estupendas fotos y mejor dia que
    tuvimos, es un placer salir a la montaña
    con buenos amigos
    nos vemos el viernes

    ResponderEliminar
  4. Es tambien un placer ver las fotos y los comentarios, parece estar con vosotros ahi.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. HOla Santi,

    he accedido a tu entrada tras leer tu comentario en mi blog de la meteo que viene. Gracias por compartir la información. Parece el típico alude de nieve húmeda provocado en una rampa de fuerte pendiente y que llevaba al sol todo el día (orientación Este). El peligro de estos aludes es que te arrastre a algún cortado o te lesione tobillos o rodillas. Hay que tener cuidado al esquiar en grupo por el peligro de tirar el alud a algún compañero que está debajo de ti. No suelen enterrar al esquiador pues tienen mucha más densidad que la persona, pero te entierran los esquís, que hacen de ancla y de dificultan mucho salir de la trayectoria. Me alegro de que no pasara nada.
    En primavera, las laderas Este muy empinadas hay que intentar no cogerlas muy avanzado el día.
    Enhorabuena por vuestra actividad!
    Jorge

    ResponderEliminar
  6. Hola Jorge, gracias por tus comentarios, un afectuoso saludo y felices montañas.

    ResponderEliminar

Haz un comentario a esta entrada