Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

martes, 27 de septiembre de 2011

Integral de Sierra Nevada: De Postero Alto a Siete Lagunas

Día 23 de Septiembre de 2011

Manuel Silva, Lorenzo Sierra y Santi Solá.

Proyectada esta integral unos tres meses antes, buscamos una semana en la que coincidiéramos los tres para emprender esta singular aventura por tierras granadinas.
Partimos de Monzón a las 5,00 h. Lorenzo y yo, nos desplazamos a Pozuelo de Alarcón y allí recogimos a Manuel para marchar a Sierra Nevada.
Una paradita en Despeñaperros a comer, y llegamos a Dúrcal sin novedad sobre las 16,00 horas de la tarde, aparcando junto al Centro de Salud y contactando con el Taxi ya reservado que nos iba a llevar al otro lado de la sierra, concretamente en Jerez del Marquesado y de allí por pista en buen estado al Refugio de Postero Alto (1.860 m.), lugar de partida de nuestra expedición.

Comenzaba pues el primer trekking o integral que hago en mi vida.

El taxi era de todo menos cómodo, así que nos quedamos con lo de barato o baratísimo, y en un par de horas o algo más llegábamos al Refugio con la única novedad que estaba lloviendo. No nos preocupaba ya que estaba prevista alguna llovizna para hoy, sin embargo todas las agencias de meteorología daban clara mejoría para el día siguiente.







Postero Alto es un extraordinario refugio de los mejores que he visto, hecho de piedra con varias habitaciones separadas de una sala principal con bancos y mesas de madera, estufa de leña y lógicamente la oficina de recepción. Unos pasillos empedrados comunican con las habitaciones, la nuestra capaz para una docena de personas. El edificio está situado en una loma sobre un tupido bosque de pinos. Nos hospedamos y en algo mas de una hora cenamos, allí conocimos a Thomas que acababa de hacer la integral ese mismo día.

Tres platos de cena y buen postre nos hincharon la barriga mientras Thomas relataba su aventura en solitario, conocía nuestras intenciones y nos daba muchos ánimos, así que nos fuimos a dormir pronto y caímos en profundos sueños sólo desvelados por algo de peste a alquitrán o algo parecido, posiblemente del tratamiento de las vigas del refugio, no obstante la comodidad fue la nota predominante.



Día 24 de Septiembre de 2011

Nos levantamos bastante pronto y desayunamos sin prisas, lo tenemos todo muy preparado y a las siete menos diez de la mañana nos ponemos las mochilas al hombro y con los frontales empezamos a subir.

Nos dirigimos por la loma de Enmedio siguiendo el camino del Puerto de Trévelez, a medio camino vamos desviando a la derecha y cometemos un par de pequeños errores más por mirar en exceso el GPS que por falta de marcas, puesto que el sendero es muy evidente y en cambio nos lo saltamos pasando por medio de los prados. Tampoco es extraño confundirse siendo de noche.

Cuando empezamos a encontrar menos hierba y más piedra, disfrutamos de un rojizo amanecer y divisamos en lo alto (altísimo) la denominada “Piedra de los Ladrones” (2.944 m.), a la que llegué ligeramente mosqueado dado que mis compañeros hacía ya mucho rato que me habían dejado solo como la una andando con mi mochila. No olvidé que debía hidratarme bien aunque me quedase atrás, y procuraba llevar un paso mas o menos constante.












Desde la piedra esa ya se veían los primeros tres miles de nuestra jornada, comimos un poco y seguimos como por medio de un paisaje marciano, cerca del primero dejamos las mochilas y nos vamos a la izquierda para alcanzar el CERRO PELADO, 3.182 M. (1) con buen ánimo.



 





Son las 10,10 h., hacemos la foto y corriendo al PUNTAL DE JUNTILLAS, 3.143 M. (2) donde dejamos de nuevo las mochilas y nos vamos al PICO SIN NOMBRE, 3.107 M. (3) (Apodado La Cabrita) que sí parece claramente un tresmil, bajando al PICÓN DE JEREZ, 3.088 m. (4) que sin duda es un tresmil más falso que Judas ya que la cresta desciende sin fin. Allí nos encontramos a un joven que nos entretiene un poco, pronto volvemos al Puntal de Juntillas recogiendo las mochilas y rumbo al Oeste bajamos por una amplísima collada de lajas y en sí iniciamos la cómoda cresta adelantándome esta vez un poco a Loren y Manu.








Estamos en lo mas alto de la sierra, comienzan a verse las siluetas del Mulhacén, Alcazaba, Veleta… y presagiábamos una buena jornada soleada y cómoda.





Alcanzamos el pico TAJOS NEGROS, 3.116 M. (5) no catalogado y que parece que sí es tresmil. Es evidente que lo de tajos negros es por el color negruzco de ese tramo de cresta algo más estrecha. Nos hacemos la foto y en pocos minutos ascendemos al pico LOS CERVATILLOS (3.115 M.) (6) que yo diría que es más alto que el anterior.





Es hora de reponer fuerzas y comemos un poco, para atacar de inmediato el PUNTAL DE LOS CUARTOS, 3.154 M. (7), es el primer pico que nos ofrece cierta dificultad subirlo mas que nada porque se empieza a notar el enorme esfuerzo de acarrear la mochila. Ya es mediodía, ha cejado de hacer fresco.






Señoras y señores, esto se pone serio de verdad.
Los picos empiezan a parecer picos, y pasado el Puntal de Cuartos nos encontramos un descenso que se complica ligeramente. Las piedras comienzan a ser rocas, pasamos junto a un vivac y una especie de antecima para descender sin senda a una enorme canal o tajo, al final del cual observamos una prominencia. No sabemos muy bien por donde anda el sendero, y eso con las mochilas tan cargadas es un poco problemático. Bajamos a la canal o surco metiéndonos dentro pero salimos pronto de ella hacia la derecha en el llamado “collado de los escarpes”, encontrando trazas de sendero que se “saltan “ esa prominencia ó CIMA SIN NOMBRE (3.135 M.) que habíamos visto, me hago la foto en otra que la sucede, CIMA SIN NOMBRE, 3.126 M. (8).







Y en suave subida alcanzamos ya el pico de LA ATALAYA, 3.140 M. (9) ó Pico de la Justicia. Son las 13,00 h. y los horarios son los previstos, no así las fuerzas.









Estamos muy cansados, no agotados, pero sí doloridos del peso de la mochila y esto nos hace presagiar una dura jornada. Delante nuestro vemos el Collado de la Buitrera (2.995 m.), muy muy abajo, y una penosa subida a la siguiente montaña. Bajamos cómodamente y sin problemas a las buitreras esas y pasamos entre un rebaño de cabras salvajes que sestean y apenas se mueven, vigilan pero no gastan una caloría de más, al contrario de nosotros que nos estamos empezando a pegar una buena paliza.

El ascenso al PICO DEL CUERVO, 3.146 M. (10) es todo lo penoso imaginable, así que decidimos en esta décima cima parar a comer y aprovechar las vistas hacia el Alcazaba, próximo pero muy muy alto.

Hay cobertura de móvil, así que apenas termino con mi lata de lentejas y una macedonia que cojo el móvil y llamo a casa.





Cristina me da una mala noticia familiar. El asunto es grave y, aunque no quiere obligarme a ello, nos planteamos un forzado regreso.

Frustración, nervios, incredulidad. Loren y Manu asisten mudos al esperpento, y desquiciado me niego a la derrota, de momento decidimos continuar la integral dando tiempo al tiempo y poder pensar en qué hacer.
Aunque las cosas que nos pasan en la vida casi nunca se pueden adivinar, caramba, podía ser en otro momento.
Dejamos las mochilas y vamos al CERRO DEL MOJÓN ALTO, 3.115 M. (11) con doble cima, hacemos la triste foto y continuamos en largo descenso a la Cuneta de Vacares, donde por fin divisamos la laguna del mismo nombre.











Pasamos junto a una CIMA SIN NOMBRE, 3.093 M. (12), invisible en la distancia y que resulta ser un complejo tramo de rocas que nos obligan a buscar el paso por la derecha sin llegar a trepar y ascendemos menguados de ánimos y fuerzas hasta el PUNTAL DE VACARES, 3.143 M. (13) desde el que, conversando, decidimos intentar terminar la integral aunque sea saltándonos algunos picos. Son las 16,30 h.

Es muy sorprendente que las “suaves” lomas de la sierra vistas desde la lejanía, presentan tramos de cresta con bruscas prominencias que luego resultan picos en toda regla. El engaño es total, para quien no conoce estas montañas.

El penoso y complejo descenso entre canchales y medias cimas nos confunde por momentos y dejamos a la derecha un pico que no parece ni aparece señalado, seguimos descendiendo y la cosa se pone interesante, vemos una brecha entre lo que asemeja una enorme losa de canto (PICO 3.061 M.) y una cima mucho más evidente, parece ser el PUNTAL DEL GOTERÓN, 3.094 M. (14) que escalamos Loren y yo, primero por el norte sin éxito, luego por el sur mucho más fácil (Iº) (según planos, cima sin nombre, gran confusión de picos en esta zona, aunque la realidad dice otra cosa).






17,10 h. Manu ya está sin fuerzas, el sol desciende rápidamente y decidimos bajar a hacer noche en las Lagunas de Calderetas, curiosamente era el objetivo inicial aunque ahora nos parece que llevamos mucho retraso. Bajar no fue nada fácil, hubiese sido mejor seguir la cresta y descender más adelante, bueno a lo hecho pecho y montamos un estupendo vivac en mitad de todos los ibones (2.900 m.).










Desinfectamos agua, preparamos la cena y sin excesivas ganas llenamos el estómago.

Nada más oscurecer, una cabra intentó entrar en nuestro “cuarto” y a gritos la espanté (También a Loren y Manu).

 
Día 25 de Septiembre de 2011

Amanecer dulce, un hilo de luna y estrellas en el cielo, incluso el mar se divisaba desde el saco. No lográbamos salir de él de tanta pereza, se está muy calentito dentro de las plumas. Finalmente desayunamos, recogimos y a las 8,30 partíamos hacia la “raspa de los acucaderos”.


Subimos con pocas ganas y una vez en la cresta dejamos las mochilas para hacer cima del PUNTAL DE CALDERETAS, 3.071 M. (15), con muy buenas vistas sobre Alcazaba y Mulhacén.














Bajamos de nuevo por la raspa, recogemos las mochilas y decimos adiós a las lagunas para dejarnos caer ladeando hacia la Cañada del Goterón, descendiendo por una especie de brecha hasta un gran pedregal.








Allí nos detenemos a estudiar el ascenso, buscamos visualmente el “paso de la Z” , vale la pena entretenerse antes que equivocar la subida. Acertamos y de ese modo resulta más fácil de lo esperado superar tan descompuesta ladera de los Tajos del Goterón.



El paso de la "Z" subiendo a la Alcazaba.





Ya sobre los Tajos, exhausto estaba yo, divisamos un enorme mar de piedra el cual se encuentra delimitado por una cresta de tresmiles entre los que vemos enfrente el Peñón del Globo, más a la derecha cima sin nombre, Puntal de la Cornisa, cima sin nombre y coronando a la derecha sobre nosotros estaría La Alcazaba.







Manu y Loren me animan, descansamos, comemos y subimos con las mochilas ganando altitud poco a poco.
Los últimos 50 m. los hacemos sin peso, llegando al fin a LA ALCAZABA, 3.364 M. (16)  (11,30 h.)








Grandes vistas, alegría, celebración, fotos, abrazos y bajamos de nuevo a por las mochilas.








El gigantesco Mulhacén nubla nuestra vista y parece un mundo o un muro infranqueable.







Con todo el peso seguimos buscando la cresta y llegamos a la siguiente prominencia de la cresta, hacemos una CIMA SIN NOMBRE, 3.315 m. (17) dejamos el peso en la Cuneta de La Alcazaba y subimos en pequeña trepada de IIº al PUNTAL DE LA CORNISA, 3.316 M. (18) (12,10 h.) con magníficas vistas hacia todo el alrededor, las mejores desde que empezamos esta aventurilla.














Desde este agradecido pico llamé de nuevo a casa, las noticias siguen siendo muy negativas y decido regresar a mi hogar.

Manu y Loren no quieren que baje solo. Se vienen conmigo. Gran detalle, aunque no sé qué preferiría. Muchas dudas que barajamos y que maduramos después de hablar con un grupo de jóvenes que suben a La Alcazaba.








Fantástica panorámica del Mulhacén.





Antes de abandonar esta enorme cordillera nos queda tiempo de subir al PEÑÓN DEL GLOBO, 3.288 M. (19), fácil sin mochilas y en el descenso, hacer el PICO SIN NOMBRE, 3.286 M. (20) que apodamos PICO DEL COLAERO, sin duda es un tresmil y muy señor, que presenta una gran cortada en cara suroeste. Último tresmil a las 13,05 h.












Descendemos a las Siete Lagunas por la brecha entre éste último pico y el Puntal de La Cornisa llamada el Colaero, descenso un poco bestia con el sendero a veces bueno y otras completamente derrumbado hasta alcanzar las bellísimas lagunas, donde se suaviza tanto el caminar que invita a pararse y relajarse.

No es nuestro caso, preguntamos a unos alemanes y nos indican que a solo tres horas tenemos Trévelez.
Laguna Hondera, 14,20 h.





Es nuestra mejor opción. Seguimos el río que desagua de las lagunas y el embarrado sendero pronto nos lleva al valle y senda que viene del Puerto de Trévelez, o sea de Postero Alto.

A medida que perdemos altitud el calor aprieta y las botas nos rozan por todas partes.













Trévelez y sus blancas casas nos reciben como si fuéramos turistas. ¿o no lo somos?. El autobús sale en media hora ¡¡ hacia Dúrcal !!
Son las 16,45 cuando entramos en el pueblo.











Creíamos estar ya en casa.

Apestamos a sudor podrido, pero el conductor del autocar es muy gracioso y entretiene lo suficiente al personal para que no nos echen a patadas, la ruta se hace eterna con tres horas interminables pasando por todos los pueblitos de la Alpujarra granadina. ¡Si no fuera por las universitarias que se suben al autocar destino Granada! Qué largo se hubiera hecho el “viaje”.  Aquí en andalucía siempre hay una palabra graciosa en cada suceso, creo que debo aprender bastante de ellos.


De Dúrcal a Nigüelas, alojamiento en un curioso albergue, ducha, cena de tapeo y a dormir que es hora.








Día 26 de Septiembre de 2011

Como metidos en un sueño, volvemos a casa.
Como un sueño recordaré Sierra Nevada.













5 comentarios:

  1. Curiosos paisajes esos de Sierra Nevada!!
    Magnífica excursión, me hubiera gustado participar..
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Chicos, parece todo fantastico, excepto los mochiloones que llevabais,jeje, me gusta la foto que vais doblaos, es muy grafica. También veros contentos. Bss.

    ResponderEliminar
  3. No fue fácil y resulto muy duro, recorrer parajes tan cargados de peso, metros y, sobre todo, de historia.
    Cuando pase un poco más de tiempo, verás que la Sierra Nevada de Andalucía tiene un hueco en tu corazón y que la travesía fue difícil reto.
    Buen equipo, mejores compañeros y montaña en estado puro.
    ¿Te acuerdas de que la vida es sueño y los sueños sueños son?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuántos picos hay? No acabo bien cómo es????
    Es una ruta de mil picos!
    Seguro iré allí pronto! Y por lo tanto, subiremos al Mulhace sin falta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Irene.
    En total hay unos 53 tresmiles, teniendo en cuenta que casi la tercera parte son picos secundarios sin nombre.
    Espero volver al Mulhacén con algo más de nieve, pues aunque implique llevar mas material creo que no tiene ni punto de comparacion en belleza paisajística.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Haz un comentario a esta entrada