Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

domingo, 8 de enero de 2012

Abiego, Junzano y Casbas de Huesca. Circular por el Somontano y la Hoya de Huesca

Domingo, 8 de Enero de 2011

El senderismo por Huesca es siempre un placer, aunque acostumbramos a desviar nuestra atención a zonas montañosas poco pobladas.
No podemos dejar pasar la oportunidad de volver los ojos a nuestros pueblos, a nuestros antiguos hogares familiares, y esa es la intención con que hoy me he desplazado hasta Abiego,  una pequeña población del Somontano de sólo unos 280 habitantes más conocida por ser punto de paso hacia Guara y sus innumerables barrancos.
Tengo intención de hacer un recorrido por los caminos vecinales tomando de referencia "estrella" el puente románico que salva el Alcanadre. No encontré ni un solo track de GPS ni ruta alguna marcada por PR o GR, estudiando planos detallados a conciencia; visto lo visto me lanzo a la aventura de inventar una circular en la que Abiego será mi punto de partida y final.

Las casas y el entorno de este bello enclave, me hacen sentir una especie de nostalgia y admiración por los edificios que, ordenados a su manera, atraen al visitante a pasear por sus calles y a descansar en una buena sombra en verano,  cuando realmente nuestro punto de destino era otro más adentro del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara.

Me quedo encantado y eso que no soy de aquí.  





Hoy día 8 de enero está cayendo una helada de aúpa, cuando paro en Abiego solo tengo en mente resolver el enigma de caminos y senderos que permitan hacer esta ruta circular entre Abiego, Junzano y Casbas que me sirva en adelante para la sección de senderismo del Club Montisonense. 
Son las siete y media de la mañana y estamos a -5º C., es de noche, al Oeste luce una gran luna anaranjada y al Este parece que las primeras luces del día quieren hacerse protagonistas.
Salgo desde la misma plaza de la Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor, unos perros ladran escandalosamente y rompen el silencio de la población aún dormida.
Un coche con una parejita de jóvenes que parecen venir de fiesta, choca en un callejón con una pared y montan una buena. La mini de la chica y la "L" del  coche del jovenzuelo pudieran ser incompatibles.

Me afano en emprender la marcha por el camino que pasa junto a unas pistas deportivas en dirección oeste, señalizado como PR. Las balizas están casi desaparecidas, pongo alguna en pié. 
Entre muros de piedra semiderruidos y armado de un buen frontal recorreré los campos escarchados hacia el río Alcanadre imaginando si vería alguna rabosa madrugadora o si me sorprendería algún jabalí. ¡¡¡Lo que hace andar de noche, je je je!!!
En poco mas de media hora alcanzo el puente románico de Famiñosa ó de Junzano sobre el río Alcanadre, espectacular construcción que mucha gente ni siquiera conoce. Atravesarlo es todo un gusto viendo semejante arco.






Cruzo el puente y por la ladera opuesta trazo una zeta del sendero que apenas se intuye, aunque a medida que ascendemos se hace más transitable y se introduce en tupidos pinares.
Me asomo al acantilado cuando estoy casi arriba,  sorprendiendo a un águila real que echa a volar mansamente, como sabiendo que voy a ser incapaz de alcanzarla.
Despues de esta visión tan poco común, tengo ahora la oportunidad de contemplar la Brecha de Rolando y el Casco de Marboré, desde la "atalaya" de un "sembrao" de trigo.




En poco rato tendremos a la vista la pequeña población de Junzano, como si hubiera sido construido pensando en la imagen de fondo: el Tozal de Guara.
Ahora toca descender por caminos muy muy rurales hacia el barranco, hay un par de cruces que con atención resolveré pronto: en casi todos los cruces hay un cartel de madera que indica el puente por el que he pasado. ¿Porqué desde Abiego no se señaliza?




En el fondo de la barranquera encuentro una fuente de la que mana un hilo de agua, es un gusto ver que la escasez de lluvias aún no la ha secado.






Un poco más abajo tenemos grandes carrascales y plantas rústicas heladas hasta parecer que hubiese nevado. El tenue Sol intenta calentar sin demasiado éxito, en cambio quien sí calienta el pico es un pájaro carpintero que esas horas ya está dando buena cuenta de los troncos de los chopos y álamos sin descanso. ¿no tendrá frío? o es que así sube la temperatura corporal antes que lo haga el Sol.  




Llegamos a la Ermita de Torrulluelas, construcción importante y muy visible. Un pequeño descanso y sigo en dirección a Junzano.




Seguimos viendo el Pirineo, parece éste un lugar privilegiado desde el cual divisar las cumbres de las Tres Sorores.



Del bello conjunto urbano de Junzano destaca la parroquia de la Transfiguración del Señor. Como en la puerta de la iglesia daba el sol me siento a reponer líquidos. Al fondo vemos el Pico Borón, y su ladera más agreste.





En la fachada, grabada en la piedra, veremos esta "curiosa" inscripción.





Las viviendas están bién conservadas en general,  pues fueron construidas sólidamente y diseñadas con fachadas tan atractivas como la de ésta foto.




Seguimos andando ahora hacia Casbas, tomando la pista asfaltada que circunvala Junzano por el norte. A pocos cientos de metros la abandonaré prefiriendo un camino paralelo sin asfaltar, las vistas de nuevo son magníficas hacia el Tozal de Guara.
Cuando la nieve haga presencia en esas cumbres, esta misma foto debe ser una bonita "postal"




Los frescos secanos permiten el cultivo del alfalfa, entre almendros y muros de piedra tan bien conjuntados que convierten la caminata en un agradable paseo.




Entrada triunfal en Casbas de Huesca: multitud de casas tienen grandes soportales de piedra, embelleciendo las calles que llevan a la plaza de la iglesia. No se ve un alma en este encantador pueblo a pesar de ser las 10 de la mañana.





Pero la joya aquí es el Monasterio Cisterciense de Nuestra Señora de la Gloria, que aunque no podamos visitar ahora, es motivo más que justificado para venir;  os lo dice quien ya ha estado dentro.  







Un buen bocadillo me comí sentado en la plaza tranquilamente, hecho lo cual  tomaría un camino indicado junto a la iglesia que conduce a los campos agrícolas, barranco de Formiga y el río Alcanadre. Enfrente a media ladera ahora divisamos el nucleo de San Román, al que iríamos a parar siguiendo esta misma pista.





Pasamos junto a unas granjas donde hay un enorme pino piñonero, luego vemos unos olivares centenarios a la izquierda, seguimos adelante hasta dar alcance al barranco.





Esta división de caminos me entretiene un poco y me hace dudar, por lo que tengo que sacar el plano de la mochila y finalmente decido que el de la derecha es el "bueno" para regresar a Abiego (Camino del Alcanadre).




Pensaba yo que sería un sendero el que descendiese al Formiga, pero no. Una pista en buen estado baja hasta el cauce,  menos angosto que el conocido barranco "deportivo". Aquí el agua discurre mansamente en pequeños saltitos a las pozas que, seguro, serán en verano un buen lugar para venir a refrescarse. 





Pero hoy el agua "ni tocarla", que en cualquier umbría el hielo hace acto de presencia. Unos cazadores me obligan a prestar más atención de la debida ya que no han advertido su actividad en ningun punto.





Paso  por un puente recien construido, podría llamarse el puente de "formigón",  je je.
A continuación encuentro una baliza de senderos de la Hoya de Huesca, sin número, pero algo es algo.




Después de un buen rato de relax junto al Formiga, encuentro el previsto "delta" ó desembocadura al Alcanadre. Éste último debo cruzarlo por esta "playa" de grava y arena, en teoría debería haber un puente (lo indica en algún plano) pero a la hora de la verdad, hay que descalzarse.




Ya estoy en el otro lado del río, ha sido poco problema cruzar pues no baja mucha agua. Encuentro un cubil de rabosas con aspecto de estar habitado, y le saco una foto mientras vigilo por si acaso.





La pista sigue al otro lado, y la cosa promete acabar bién.





Mucho roble, mucho pino, grandes encinares y campos de trigo por todas partes.




Me gustaría estar aquí en primavera, con los almendros en flor. ¡Vaya espectáculo!




¿Y este monumental roble? que bonito, con las hojas secas que no caerán hasta que broten las nuevas.





Ésto es una plantación de Trufa, parece que se está poniendo muy de moda y son bastante frecuentes por aquí. 




Encuentro más cazadores, oigo multiples disparos que me asustan y tengo que ir con cuidado, no hay señalización alguna. Un peligro salir en domingo por aquí. Pasada esta caseta desaparece el peligro, permitiéndome volver mas tranquilo.




Llegando al final de la circular paso junto a la escombrera de Abiego que está repleta de garrafas de sulfato. No sé quien controla estas cosas, pero parece que nadie. Me gustaría que hubiese más conciencia entre los agricultores, pues es una verguenza que se sigan actuando así contaminando el campo y dejando en evidencia las labores de reciclaje de plásticos y demás envases.




A escasos metros de esta escombrera aflora una especie de roca con huellas fosilizadas de extintas ¿cebras? y jabalíes, similar a la que tenemos a unos cientos de metros en las proximidades de Abiego más restauradas y señalizadas, es una pena que este patrimonio no esté mas cuidado.





Ah!!! y encuentro al final del camino un cartel con indicación del GR-45 y el GR-1, vaya vaya que sorpresa.
Creo que sería una buena idea señalizar estos caminos un poco más.




Al fin, estoy en Abiego junto a la iglesia. Me permito entrar en ella durante la misa, hago con cuidado un par de fotos sin molestar y me voy a comer a casa.






Antes de marchar pasé junto al Convento de San Joaquín, que es el único en Aragón de estilo colonial, la verdad que lo he visto muchas veces al pasar camino de Bierge pero nunca antes había parado. Estaba cerrado.




Aquí os dejo el enlace de Wikiloc para el GPS:
Espero que os haya gustado esta actividad, os animo a hacerla, en primavera cuando no se pueda cazar, je je.
 ¡¡¡¡Hasta la próxima!!!!

3 comentarios:

  1. Preciosa descripción de la ruta. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Santiago: Mi nombre es Juan y vivo en Zaragoza. Para el mes de junio de este año 2014, y sobre la primera quincena pienso visitar esta comarca de Guara. Pernoctaré en Abiego, y al ver y leer tu información, bastante amplia y con mucho detalle, me ha gustado tanto, que tal vez lo he pasado por alto, o quizás se te olvidó mencionarlo: ¿cuanto tiempo te duró esta ruta de ida y vuelta?. Muchas gracias. Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Hola Juan!!
      La duración de la ruta suele salir en los datos del GPS, pero bueno para resumirlo te diré que la distancia total fueron 21,42 km., un desnivel acumulado total de 432 m tanto de ascenso como de descenso y el tiempo para mí fueron 5 horas y media, paradas incluidas a buena marcha. Es decir una ruta bastante larga pero con poco desnivel. Lo normal sería añadirle media hora mas si el grupo es pequeño, si vas solo y andas bien lo harás en el mismo tiempo. Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar

Haz un comentario a esta entrada