Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

martes, 22 de octubre de 2013

Cañón del Río Lobos y Calatañazor (Soria)


Tercera y última jornada que pasaremos por estas tierras en que tanto se puede disfrutar sin apenas despeinarse.
De hecho hoy no era muy necesario acicalarse puesto que la mañana amaneció lluviosa. Cargamos las maletas en el coche, nos despedimos de Cabrejas del Pinar y un rato más tarde estábamos ya a las puertas del Cañón del río Lobos.
Desde un arreglado mirador en la carretera de Casarejos a Ucero, pudimos contemplar el cañón desde las alturas. Existe un aparcamiento señalizado y asfaltado, barandillas, carteles informativos... jolin, que lujo es venir aquí. 





En las puertas del barranco...




Nos dijeron que al ser entre semana y día lluvioso estaríamos muy tranquilos por aquí. La sorpresa fué que están talando los gigantescos chopos que hay en el límite con el Parque Natural, aprovechando (supongo) que el turismo está más flojo en estas fechas. 
No entendimos esta tala tan importante, el porqué no dejan alguno de esos hermosos ejemplares de grandísimos troncos aunque solo sea como recuerdo; 
Pero lo que no es en absoluto asimilable es que dos trailers que venían a cargar troncos estuviesen a punto de arrollarnos por la pista a consecuencia de la increible velocidad a la que circulan por ella. Uno de ellos estuvo a punto de salirse de la calzada en una curva, además hicieron sonar el claxon unas cuantas veces de manera absolutamente escandalosa.
 ¿Esto es un Parque Natural? Pues tendría que venir alguien aquí a ver cómo se comportan estos conductores. 




Me pareció inevitable y hasta necesario hacer este inciso,  pero una vez pasado este trecho más complicadillo es el momento de disfrutar. 

El Cañon está precioso principalmente gracias a los colores otoñales, y eso que no dejan de caer finas gotas de lluvia y no es posible disfrutarlo de otra manera.  




Las aguas del río bajan muy tranquilas y están repletas de nenúfares,  nunca antes habíamos visto tantos en el lecho de  un río. 




En poco rato llegamos a la Ermita de San Bartolomé, donde está todo muy arregladito. 
Este es el punto más destacado y turístico, puesto que no es necesario ningún tipo de equipo para llegar, se puede venir en zapatillas de deporte sin problema.





Próxima a la Ermita está la Cueva Grande, que visitamos. Olvidé el frontal en el coche así que no entré del todo en ella. 





Continuamos un trecho disfrutando de la tranquilidad de un día otoñal, es un placer pasear así por el barranco. Las paredes de caliza están llenas de cárcavas, techos y demás filigranas, lo que recuerda mucho a los cañones de nuestra sierra de Guara. 





Hay poca gente, sólo se oye la fina lluvia y los pajarillos,  están tan tranquilos que se los puede fotografiar a poca distancia. 





Más arriba de la ermita está el llamado "Colmenar de los Frailes", donde Cristina se dió la vuelta y yo continué andando un rato más. 






Donde el cañón se divide en dos  (barranco de Valderrueda, por el que sigue el GR-86 hacia Casarejos) me doy la vuelta, es ya suficiente para un día en cierto modo desapacible. 




Brotan las setas de chopo, enormes, entre las hierbas.




Cada rincón es una postal...







Al final de la mañana arrecia la lluvia y decidimos dar por finalizada esta bonita excursión. 

En vez de regresar a la carretera por la que hemos venido, marchamos hacia Ucero y continuamos  hasta El Burgo de Osma. 
Maravillosa la catedral y todo su conjunto urbano, pero no disponíamos de tiempo de hacer una visita mas prolongada así que comimos en un restaurante antes de regresar a casa.




Aún en el camino nos dio tiempo de parar en el pueblo medieval de Catalañazor, sobran las palabras del magnifico conjunto urbano por sus características casas e innumerables detalles muy bien conservados desde hace siglos. 

Si queréis saber más de este pueblecito maravilloso, pinchad Aquí












Se acaba nuestra visita y decimos adiós a tierras sorianas. 
Sin duda que ha sido una visita muy bien aprovechada, ojalá podamos volver aunque en España ¡Hay tanto por ver! 



Hasta la proxima, y un saludo a la casa rural Camino de la Fuentona (Cabrejas del Pinar, Soria) por el buen trato que recibimos y sobre todo por la valiosa información que nos dieron.


Enlace al track de GPS (Cañón del río Lobos):  Clic Aquí.

Distancia: 10,2 km.  Desnivel acumulado: 111 m.
Dificultad técnica:  Fácil
Tiempo: 2 horas 34 minutos

© Santialpino Todos los derechos reservados

      

5 comentarios:

  1. Hola Santi:
    Soria es muy bonita, es una provincia que tiene mucho que ofrecer. Nosotros la vamos conociendo poco a poco; Sierra Cebollera, La Fuentona, El Acebal de Garagüeta, la Laguna Negra, Urbión, vamos un sinfín de posibilidades. Pero, el Cañón del Río Lobos, es la guinda del pastel, a mi personalmente me encanta, le veo un pero, que no esté en mi querido Aragón. ¡Claro, no se puede tener todo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Santi, pues de la parte de Soria que visitasteis, el cañón del río Lobos, es lo que me falta por visitar, tengo en mente recorrerlo en su totalidad en bicicleta, a ver cuando saco tiempo, y me acerco, saludos

    ResponderEliminar
  3. Un rincón bien bonito para visitar y creo que con los colores del otoño aún más!!, lastima de la tala de arboles que lo afeaban, pero peor aún los caminones que no tienen ningún respeto!!

    ResponderEliminar
  4. Vaya! menuda sorpresa encontrarme con tu blog y estas maravillosas fotos. Gracias por acordaros de nosotros con tanto cariño, esperamos que podamos volver a vernos en otra ocasión.
    Un saludo de Oscar y Mónica (camino de la fuentona).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica!!
      Me alegro mucho encontrar vuestro comentario, ya sabéis que quedamos muy satisfechos de la estancia, tanto por la tranquilidad del entorno como por el trato que nos dispensasteis. Soria nos ha encantado, y algunos amigos ya han venido por vuestra tierra desde aquella ocasión. Un fuerte abrazo a tí y a Óscar. .

      Eliminar

Haz un comentario a esta entrada