Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

martes, 27 de diciembre de 2011

Mesa de los Tres Reyes, 2.444 m.

Martes, 27 de Diciembre de 2011

Intento a la Mesa de los Tres Reyes (Invernal)

Hace apenas unas semanas Manu y yo nos proponíamos subir a la cima más alta de Navarra. El grupo no iba a ser pequeño, pues Israel, Luis y Fernando también nos acompañaron y divididos en dos coches partimos de Monzón a las 5,00 h. de la mañana dispuestos a pasar una bella jornada de alpinismo invernal.

Acceso: de  Monzón a Huesca, de allí a Puente La Reina de Jaca pasando por Sabiñánigo y Jaca o bien por Ayerbe; a continuacion tomaremos la carretera de Hecho y de allí a Ansó, continuando hasta el valle de Zuriza y tomando el desvío por pista perfectamente asfaltada hasta el Refugio de Linza (1.340 m.) donde estacionamos el coche.


En el refugio tomamos un desayuno algo mosqueados porque tardan mucho tiempo en servir. Además, nos pasamos los últimos tres días llamando para reservar sin conseguir que nos cogieran el teléfono. Según el guarda, él tambien quiere pasar las navidades con su familia, lo que choca con la informacion de "abierto todo el año" que consta en internet.



Es hora de ir a lo nuestro, cogemos las mochilas y nos disponemos a iniciar la marcha algo tarde (8,45 h.) si bien está pegando una buena helada.





Iniciamos la ascensión tomando un visible sendero hacia el este, está tan pisado que no hace falta casi ni plano. Ascendemos suavemente por lomas cada vez más nevadas. No obstante la nota para las fechas en que estamos es que no hay apenas nieve, quizá por eso el refugio se cerró en Navidad, ya que este lugar es estación de esquí de fondo.





Un rato subiendo y cuando la pendiente se acentúa nos ponemos los crampones. Se nos ha pasado el frío enseguida, el sol comienza a calentar y la nieve está poco dura pese a la helada. A medida que ganamos altitud el paisaje comienza a ganar enteros.




Un sarrio se deja ver y lo fotografiamos con todo el tiempo del mundo.




10,10 h. - Alcanzamos el Collado de Linza (1.906 m.), de repente se abre un inmenso panorama de montañas nevadas. Al fondo - izquerda vemos la Mesa de los Tres Reyes, lejísimos. No esperábamos que estuviera tan distante, a la derecha tenemos el pico Petrechema muy bonito.




Éste es el Petrechema, adonde se dirigen la mayor parte de los montañeros y montañeras que rondan el valle. Es una montaña fabulosa y fácil de subir incluso en invernal.




Nosotros nos vamos a la Mesa, objetivo doble puesto que con Manuel ya tenemos en mente subir a los picos más altos de todas las provincias. Y éste sería el primer punto de interés desde la propuesta.




Rodeamos desde el collado una loma y descendemos un buen trecho en busca de la via de acceso normal, lo que comienza a producir cierto cansancio ya que el esfuerzo de subir ahora se ve como desaprovechado. No obstante la nieve en buen estado permite avanzar bien.




Con evidente cansancio atacamos la ladera inmensa que vemos aquí, poco a poco ganando altura hacia el pico del fondo. Poca gente nos precede, apenas dos o tres personas.




Un nuevo barranco nos repite la historia: descender unas decenas de metros y a remontar sin ganas. Este pico es bastante exigente.





La ventisca ha dibujado infinidad de formas curiosas en la nieve, está el suelo bien adornado.




El paisaje es espectacular y compensa de sobras el esfuerzo.




Foto del Petrechema y las agujas de Ansabère.





Personalmente estoy sufriendo unas rozaduras en los talones exageradas, presumiblemente por culpa de mis botas demasiado justas. El dolor me obliga a caminar mal y tengo algunos problemas, pero estoy decidido a subir como sea.
Nos detenemos mirando la cumbre ya muy próxima.






Observamos un grupo de montañeros subir por la arista cubierta de hielo para posteriormente atacar la cima por una inclinadísima canal. Tres personas se dieron la vuelta antes y nos informaron de las malas condiciones del tramo final, un tramo de mixto roca - hielo y pala final de nieve muy dura, con mucha inclinación.  
No llevamos el equipo necesario ni los conocimientos adecuados para encordarnos y lamentándolo mucho nos quedamos a 2.320 m. (a 120 m. de la cima), preferimos no arriesgar ya que esta semana hemos tenido dos fallecidos en el Pirineo.




El grupo que suben la pirámide final van con los bastones, en nuestra opinión se han arriesgado bastante aunque en la foto parece fácil.





12,30 h. - Hacemos la foto de grupo y nos entretenemos viendo progresar al otro grupo.




Reponemos fuerzas y despues de un buen almuerzo descendemos, eso sí disfrutando del maravilloso paisaje de estas montañas nevadas.







Esta zona es kárstica, y de no ser por las simas tendríamos aquí un buen ibón.




Maravillosas montañas, para repetir otra vez.





Los cuervos no desaprovechan ni una y dan buena cuenta de una rebanada de pan que alguien dejó caer. Luego los vemos revolotear graciosamente.




Y fin de la jornada, espectacular el valle del río Veral, que me trae lejanos recuerdos y que volveré a pisar en cuanto pueda.




16,30 h. - Llegamos a Linza, lo recogemos todo y nos vamos a tomar un bocado a Puente la Reina.


Última foto antes de dejar el valle a la sierra de Alanos.




Ha sido una pena no haber hecho cima, pero nosotros por ahora preferimos no arriesgar si no se va con gente más preparada. Para la mayoría este valle era muy desconocido, ahora tenemos excusa para volver. La Mesa de los Tres Reyes seguro nos  esperará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haz un comentario a esta entrada