Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

martes, 5 de julio de 2011

Tozal Reduno, 2.531 m. (Cotiella)

Martes, 5 de Julio de 2011

Seguro que a muchos les será completamente desconocido este tozal modesto, compañero del Cotiella, al lado opuesto del más conocido Movisón Gran.

Para dejar olvidadas todas las dudas, aquí lo tenemos visto desde Monzón:





La belleza de este tozal en invierno está fuera de toda duda. Sus laderas inclinadísimas son la falda de la Novia Blanca, el pico entre los picos, el majestuoso, piramidal e imponente Cotiella, la montaña de silueta perfecta.
Su desconocimiento es tal que apenas he encontrado reseña alguna en internet, tiene varias vías de acceso pero yo me decanté por la que se inicia en Barbaruens, clásica del Cotiella, pues por los mapas parece que una senda sube entre el bosque de prado en prado hasta la falda de la Punta Sarnera, inicio de la arista que, pasando por el Tozal Reduno, sube hasta el Cotiella.

Desde la carretera malísima y tercermundista de Barbaruens, se ve así:
A la izquierda el Tozal Reduno, a derecha el Pico Llosat y la Peña Las Once.




10,00 h. - Inicio el camino desde mitad de pista que lleva al refugio de Armeña, la pista que se ve en las fotos aéreas está invadida de bosque y maleza y no tardo en perderme. Me desanimo un poco, pues he salido tarde de casa. Eso sí, menudos impresionantes bosques.




Llego a un prado denominado "La Estrimera", con depósito de agua y un aparente camino que se va a la izquierda. Miro el plano y decido tirar al frente, esperando salvar el bosque hacia un prado superior a la derecha de la imagen. 




Me meto en un bosque impresionante de pinos enormes cada vez más denso e inclinado, parece no acabar nunca, voy dejando marcas hasta que veo que da igual, que a la vuelta no las voy a ver seguro. Debo salir como sea hacia arriba, me tiro casi una hora sudando la gota gorda atravesando este inmenso paraje. De vez en cuando me doy la vuelta y veo la sierra de Chía, que me puede servir de referencia. Es lo único que se deja entrever, pues el bosque es cerradísimo.
Pienso que de vuelta es muy fácil equivocarse y meterse en un barranco que lleve a alguna de las brutales cortadas que hay en esta montaña.
Ya ganando altura, se va descubriendo la cordillera Pirenaica, y veo la Cresta del Espadas. Me animo y pienso que al menos puedo llegar a la mitad del recorrido previsto. Ni en sueños pienso que voy a lograr mi objetivo de hoy.




De repente el bosque desaparece, atravieso mucho matorral que pincha lo suyo, y tengo ante mí el Tozal Reduno, una enorme pared de caliza. En el centro de la imagen parece entreverse una diagonal, por encima de una franja verde, que pudiera llevarme a la cresta.

Es evidente que me gusta lo que estoy haciendo y que me oriento perfectamente, voy salvando las barranqueras y salgo donde según el mapa pensaba salir.

Me voy animando de nuevo....




Detrás mío el bosque que he dejado, precioso y muy muy verde.




Comienzo a sentir el calor mientras asciendo por la inclinada ladera de caliza áspera, que se deja subir muy bien. La pendiente aumenta y comienzo a trepar, Iº, rebaso la diagonal que decido no tomar pues parece más fácil subir a la arista trepando.




Veo la ladera y pienso que la diagonal no habría sido fácil, por el monton de piedras sueltas que hay en ella. Trepo y trepo si parar, sólo hacia arriba, y empiezo a encontrar pasos de IIº-.






Hablando del tema, la Diagonal del Maldito aparece en el horizonte. Impresionante, inclinadísima, y de abajo a arriba surca este magnífico pico de 3.350 m. junto al Aneto.
Apenas nadie conoce esta vía, que hace las delicias de los pocos escaladores experimentados que la afrontan.




Yo sigo a lo mío, estoy llegando a la cresta y los pasos son más seguros aunque más abruptos. De nuevo sudo mucho, estoy muy cansado y por momentos pienso que no podré llegar arriba, pero no paro de andar.




Estoy en la arista, tengo ante mí una nueva trepada de IIº que, aunque evitable por la izquierda, yo la tomo al derecho disfrutando un poco más. Sobrepasada ésta, tengo el pico a muy pocos metros.




¡¡¡¡Pico Tozal Reduno, 2.531 m.!!!!!

Son las 13,00 h, me ha costado tres horitas subirlo en solitario, tengo detrás el Cotiella imponente entre las nubes, vistas inmensas a todo el Pirineo, así como hacia abajo al Sur.





El Refugio de Armeña, muy muy abajo...




El Bachimala, 3.174 m.....




El Aneto y a la derecha el Tempestades, con la enorme brecha del mismo nombre...




Todo el conjunto de las Maladetas.




Delante de mis narices, a la derecha del Cotiella, el Pico de Espouy, 2.823 m.





Y me vuelvo para casa. Dejo atrás la arista recién conquistada y el Tozal... He subido por la derecha, ahora sigo más trozo la arista para bajar por una pedrera junto a la Punta Sarnera.





Algo de fauna...





Y esta bella estampa de los Eristes a la izquierda, el Espadas en el centro y el Posets a la derecha, maravillosa imagen de alta montaña.




Estoy bajando, pedrera abajo (por cierto bastante mala por tener las piedras bastante gordas) y voy viendo los prados por los que pienso bajar. Intuyo un regreso más facil.




En la parte baja de la canal que he bajado, por la pedrera...




Y, guiado por una manada de vacas, llego al primer prado. !Estoy salvado! pienso medio en broma.




No tengo mas fotos del descenso. Me metí en el bosque, y de nuevo pasé casi tres cuartos de hora enfrascado. Menos mal que no os reseño un track de GPS porque la ruta parecería la espiral de una libreta del colegio.

Puse a prueba mi paciencia y buena orientación, y esta vez me salió bien.

No puedo aconsejar a nadie que repita esta ruta como la hice yo, pues creo que me oriento muy bien ya que de lo contrario hubiera acabado irremediablemente perdido.

Sólo quien esté acostumbrado a andar por el monte y conozca bien la zona puede meterse en este bosque, rodeado de cortadas y barranqueras muy complicadas.
No he visto a una sola persona entodo el día. Sólo vacas, buitres, sarrios y mariposas.
Y muchas flores.

Descenso que me costó otras tres horas.

Estoy llegando al bello pueblo de Barbaruens.




Qué menos que un bañito en la Aigüeta de Barbaruens. Un café y para casa.
Me ha encantado esta ruta de hoy, muy montañera y de gran belleza.




Desnivel acumulado: +/- 1.000 m.
Tiempo total: 6 horas ida y vuelta.

2 comentarios:

  1. Seguramente si no hubieras ido en espiral como las libretas de colegio, la hubieras hecho en menos tiempo, jeje, Aún así Felicidades por no desistir y por no perderte, jeje, Bueno, en serio las fotos y vistas desde la cima son chulisimas. Bss

    ResponderEliminar
  2. Si en la carretera que sube de Estiche a Pomar trazaramos una linea imaginaria totalmente recta iriamos a parar a los pies de Cotiella.Me gustaria ser un ave para hacer ese recorrido.La fotografia en la que se ve enfrente del castillo de Monzon es preciosa.AMADO

    ResponderEliminar

Haz un comentario a esta entrada