Fortaleza medieval de Muro de Roda, valle de La Fueva


"Las montañas más altas temen a los que andan despacio"

"Mas vale perder el tiempo con los amigos... que perder amigos con el tiempo...Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo... porque NO quiero perderte con el tiempo, amigo"

Regresad vivos, regresad como amigos, llegad a la cumbre. Por ese orden (Roger Baxter-Jones).

sábado, 30 de julio de 2011

Refugio Ángel Orús, 2.140 m.

Viernes 29 y sábado 30 de Julio de 2011

Este fin de semana me ha acompañado en mis andaduras mi esposa Cristina, planeamos subir al Pirineo sin lugar definido, al final pudieron mis ganas de llevarla a un refugio y no darnos un palizón de kilómetros.

Su buen ánimo hace que no tema en ponerla a prueba, pues aunque carece de la fuerte preparación física que solemos tener quienes nos convertimos en habituales de estas montañas, va sobrada de ilusión y ganas por acompañarme y disfrutar de este bonito valle.

El Ángel Orús como muchos sabran ya está en el Valle de Eriste, se accede desde la población del mismo nombre tomando dirección a Benasque y a unos 200 m. parte una pista a la izquierda, (señalizada) que en estado regularcillo (tramos hormigonado, otros sobre todo al final de difícil acceso para turismos) nos lleva a un aparcamiento junto a la espectacular y bellísima cascada de la Espigantosa.

Dejamos el coche bajo unos árboles y nos colgamos la mochila, tomando rumbo al Norte por la misma pista cruzando por un puente el río.
Seguiremos por la senda que asciende con fuerza y entra en el angosto valle, entre bosques de avellanos, hayas, abedules, fresnos y una innumerable variedad de especies vegetales.




Cristina sonríe nada mas partir. No sabe la que le espera....je je je.





Enseguida encontramos detalles de gran belleza natural por todas partes, este valle a diferencia de otros es estrecho y no posee grandes espectáculos, sino un sinfín de rincones con su particular encanto.



Video de una parte del recorrido en el ascenso.

video


La vegetacion es poderosa y domina todos los espacios, alternando bosque con pequeños prados repletos de flores.





Estamos en todo momento concentrados en realizar un ascenso cómodo y exento de complicaciones, por lo que el ritmo es suave y las paradas breves, a fin de no echar por tierra la tarde con un ritmo excesivo que nos obligue a realizar largas paradas.

En dos horas estamos llegando al Ángel Orús, un rotundo éxito para Cristina, que se afana en superar las últimas rampas del tramo de senda llamado "revientachulos" ya con el Refugio ante sus ojos.




Los lirios, flor que le encanta, le dan la bienvenida dando el toque de suavidad al abrupto tramo final.






¡¡¡¡¡Conseguido!!!!!

Estamos en el Refugio y nos encontraos con el burro en la amplia terraza, sorprendiendo a los niños y dejándose acariciar.
Fuimos a saludar a los guardas en especial a Chema y Lucía que son de Monzón, a quienes felicito por su trato exquisito en todo momento, distinción que hago por supuesto extensiva a todos y todas quienes les acompañan en tantísimas jornadas de duro trabajo y dedicación, que nos brindan a quienes venimos a disfrutar de unas breves jornadas. 





El valle que hemos recorrido...







Cena, unas partidas de dominó (5-4 ganó Cris, ¡¡brrrr!! no la cansé lo suficiente) y a dormir.
 Como es habitual descansamos menos de lo necesario, algo de calor en la habitación, luego un buen desayuno y para abajo, antes que caliente demasiado el Sol.

Nos despedimos del refugio y a seguir disfrutando del entorno.




Amanecer en Eriste...








Pequeñas cascadas y badinas de apetecibles baños, aunque la temprana hora nos retiene de las fresquísimas aguas...




Helechos....




Y muchos frutos rojos, florecillas, frambuesas, musgo....








El valle de Eriste   ¡¡¡ es excepcional !!!












Sin problemas llegamos a la Cascada de la Espigantosa.
No nos conformamos con verla de lejos y nos colamos por una senda hasta sus pies, dejando que el agua nos salpique y sintiendo su rugido desde al lado.

Mucho más bella estando pegados a la cascada, no debeis perderos este rincón tan especial y poco frecuente en otros lugares.
Llegados al coche dejamos el peso y nos bañamos con las frías aguas que te renuevan,  te quitas la calor y para Benasque, donde comimos en medio de una gran movida:
La Ultra Trail del Aneto.








Video de la llegada a la Espigantosa


video


Felicidades, Cristina, hemos pasado unas agradables jornadas montañeras.

Salida: 1.500 m.   Refugio: 2.140 m.
Desnivel acumulado: + 650 m. aprox.

1 comentario:

  1. "Nunca fuera caballero de dama tan bien servido..."
    Enhorabuena, esto si que es todo un lujo.

    ResponderEliminar

Haz un comentario a esta entrada